martes, 17 de noviembre de 2009

Bruselas bebe cerveza artesanal catalana



BEATRIZ NAVARRO - Bruselas Corresponsal - La Vanguardia 09/11/2009

Sería demasiado fácil decir que Guineu y Masia Agüllons han puesto una pica en Flandes, pero es innegable que algo tiene de épico que dos pequeñas cervecerías catalanas se hayan hecho un hueco en la selecta carta de uno de los locales especializados más respetados de Bruselas, el Moeder Lambic. La famosa cervecería (Chez Lambic, en francés) acaba de abrir un segundo local en el centro de la capital belga, no lejos de la Grand Place. Sirven unas 150 variedades de cerveza belga, procedentes todas de pequeñas brasseries, en una barra equipada con 40 grifos de presión y media docena de bombas de mano para las Lambic típicas de Bruselas. Y hasta aquí ha llegado la espuma catalana. A diferencia de la cervecería original, que sólo ofrece productos belgas, el Moeder Lambic de la plaza Fontainas presentará cada mes una selección de cervezas artesanales internacionales. "La cerveza belga es excepcional, pero queremos descubrir al gran público pequeñas joyas elaboradas en otros países", explica Nassim Dessicy, uno de los socios del Moeder Lambic. El nuevo local abrió sus puertas hace pocos días y ha inaugurado el mes de noviembre con dos cervezas catalanas como invitadas especiales: la Pura Ale, de Masia Agüllons, y la Riner, de Guineu (Ca l´Arenys). "Son dos cervecerías excepcionales", afirma Dessicy.