jueves, 1 de diciembre de 2011

A dos dedos del cielo

Una nube blanca brilla sobre un mar dorado. Saboreo cada ola y mi lengua rompe divertida sus burbujas. En el mar y en la cerveza, la importancia está en el equilibrio. Deslizarse sobre el mar a dos dedos del cielo.


Miguel Jiménez García / A dos dedos del cielo
Ganador del Certamen "Un dedo de espuma, dos dedos de frente" en la categoria Microrelatos, edición 2011.
(+)