jueves, 26 de enero de 2012

El Molino del Río, una cerveza sueca de Murcia

Javier Calvo Angulo
Blog Botellas Serigrafiadas

La fabricación de cerveza en España ha estado, en sus orígenes, ligada a menudo a emigrantes centroeuropeos. Sería el caso de Damm en Barcelona, Knorr en Vitoria, Bachmaier en Gijón o Meng en Santander. Sin embargo, desde los años 60 el impulso industrial se trasladó a empresas nacionales y posteriormente multinacionales. Por eso nos ha sorprendido gratamente la presencia de un emprendedor sueco en las tierras altas de Caravaca, elaborando una cerveza artesanal de altísima calidad.

En todo centro y norte de Europa la elaboración de cerveza artesanal está muy asentada, tanto para consumo doméstico como comercial. En una degustación celebrada durante una boda en Uppsala, Jan se inició en los secretos de la cerveza artesanal. Jan Hellmér se trasladó a vivir a España hace ya 20 años, junto con Carmen. Con el tiempo iniciaron una aventura empresarial, que fue rehabilitar con gusto exquisito un antiguo molino, construido a fines de la edad media, junto al río Argos y dedicarse al turismo rural. Cuidaron la restauración y la cocina, dirigida por Encarna López. Hace tres años, surgió la idea de elaborar una cerveza artesanal, como un complemento a la actividad turística.

Jan y Carmen han contado en esta aventura con la colaboración del maestro cervecero sueco Matt Hellman y de su mujer Marie.
En el proceso de elaboración se utiliza agua de manantial, filtrada y tratada con rayos UVA. Debemos tener en cuenta que el agua de la zona de la Sierra del Gavilán, es un agua dura, por lo que el proceso de tratamiento del agua es fundamental para elaborar un producto de calidad. También se selecciona cuidadosamente la malta y el lúpulo, importándolo de Alemania.
La fabricación de la cerveza se realiza en el propio molino y en la actualidad están construyendo una pequeña nave para seguir con el proceso. Jan ha realizado hasta la fecha cuatro variedades de cerveza: Negra, Tostada, Gold y 24 Quilates. Y ya tiene una cerveza especial a punto de salir, elaborada con vista a la navidad siguiendo las costumbres vikingas.
La filosofía de Jan es contundente, “la cerveza artesana se puede mejorar hasta el infinito”, “existen multitud de tipos de malta y lúpulo que se pueden combinar y elaborar cervezas con un registro amplio de sabor y aroma”.

Esta primavera empezó a elaborar su primera producción, con cuatro sabores distintos:
La Tostada mezcla tres clases de malta y su mezcla con el lúpulo le confiere un sabor intenso y explosivo. Su gusto es a frutas, con liguero toque amargo y un intenso aroma a lúpulo. En su terminación se aprecia un suave toque a cítricos: limón, naranja, y un toque de dulzor que recuerda a la uva. Su contenido alcohólico es de 5.6% vol.

La Gold se elabora con dos tipos de malta y uno de lúpulo. Tiene un sabor fresco y agradable, con regusto a lúpulo. Su aroma es afrutado y finaliza con una sugerente combinación de dulce y amargo. Su espuma es ligera con una blancura que recuerda a las nubes. Su frescura hace recomendable su consumo al verano. El grado alcohólico es de 4.5% vol.
La 24 Quilates mezcla dos clases de malta y dos de lúpulo y recuerda a la Duvel belga. Su sabor es afrutado y en su finalización aparece el amargor del lúpulo. Tiene un alto contenido en alcoho, 7,0% vol.
La Negra: Mezcla dos maltas negra y una variedad de lúpulo. Es una cerveza de carácter inglés, fuerte y oscura. Su gusto es achocolatado y tiene aroma a café. Su espuma es cremosa y muy suave. Su contenido en alcohol es de 7.3% vol.
Aunque lo más recomendable es visitar Caravaca y comer y dormir en el Molino, también se puede comprar desde la página web del Molino.

(+)