jueves, 10 de mayo de 2012

Incentivos

EDITORIAL

Estamos ya inmersos en plena temporada de festivales cerveceros. Este año tuvieron como punto de partida el exitoso Barcelona Beer Festival, celebrado en marzo, seguido de la Font Degusta de Montornès, la Trobada de Molins de Rei y el gran Birrasana de Blanes. Durante este saturadísimo mes de mayo, veremos cómo cada fin de semana se celebra alguna feria cervecera en algún rincón del país: L’Arboç, Hostalets de Balenyà, Calella de Mar y Cubelles, así como también la muy esperada feria cervecera de Madrid en Casa de Campo y el Aplec de Cervesa Artesana a Benissa a principios de junio.

La proliferación de estas fiestas que giran en torno a la cerveza está experimentando un auténtico boom, en parte lógico ante el claro aumento de seguidores de la cerveza de calidad. Asimismo, de forma paralela, se observa un paulatino aumento en el número de elaboradores presentes en estos actos, pues cada vez son más las empresas cerveceras en nuestro país. Pero ¿a qué se debe el éxito de estos eventos? ¿Qué busca la gente que asiste a las ferias y festivales de cerveza?

La persona que acude a cualquiera de las localidades que hospedan las ferias puede que vaya a descubrir nuevas sensaciones a través de cervezas que no ha tenido la oportunidad de probar anteriormente, o por encontrar alguna de conocida en barril. Siempre habrá, también, quien se conforme con lo seguro y se decante por una cerveza ya conocida y que sabe que no le defraudara, o quien no se resista a degustar de nuevo alguna de sus cervezas favoritas para encontrarle nuevos matices o, simplemente, para disfrutarla en su máximo esplendor.

Sin embargo, creemos que cada vez más el aficionado que acude a estos eventos busca las novedades especificas que los cerveceros han preparado para la ocasión, o bien referencias recién salidas al mercado. Por suerte, cada vez hay más elaboradores que son conscientes de esta demanda y nos deleitan con alguna que otra elaboración pensada únicamente para una eventualidad concreta, a la vez que apuestan por la creación de cervezas de temporada. Su creatividad es aquel gran aliciente que hace que los aficionados a la cerveza repitamos experiencia feria tras feria.

Desde nuestro punto de vista, se observa ya una tendencia general de convivencia entre la gama de
productos habituales con otros de tirada más corta creados, muchas veces, específicamente para una cita puntual. El consumidor es cada día más exigente y observa con atención todo el movimiento cervecero actual, se informa sobre lo que va a encontrar en cada cita y, cada vez más, acude a los eventos con una intención más clara de lo que va a consumir.

Y en toda esta nueva realidad, los cerveceros están empezando a querer llamar la atención de todos los aficionados con creaciones conjuntas. Las colaboraciones cerveceras son muy atrayentes para el consumidor, ya que son producto de la unión de sinergias entre dos o más productores y, generalmente, son cervezas con un atractivo punto de exclusividad que desafían claramente los estándares. Pequeñas joyas que representan mejor que nada el espíritu de los festivales de cerveza.

Tanto para aquellos que tienen una sola razón, como para los que tienen una larga lista de motivaciones, los dos próximos meses se presentan repletos de actividades y buena cerveza para todos los gustos. Disfrutemos todos de este glorioso panorama y sigamos difundiendo el mensaje cervecero para dar el reconocimiento social que se merece a nuestra bebida favorita.

(+)