viernes, 1 de agosto de 2008

Pierre Celis

Hablar de Witbier en la actualidad es hablar de Pierre Celis.

El Witbier, como ocurrió con otros estilos de cervezas, fue por un tiempo un estilo "desaparecido" desde que en 1955 cerró la Brouwerij Tomsin, la última de las cerveceras locales que elaboraban este estilo de cerveza en municipio perteneciente a la Provincia del Brabante Flamenco de Hoegaarden, municipio que había llegado a tener hasta diecinueve fábricas que elaboraban este estilo de cerveza en 1730.

En 1965, Pierre Cellis, lechero de la localidad de Hoegaarden decide volver a elaborar en su propia casa la cerveza tradicional de su ciudad, ayudado por Marcel Thomas, un director jubilado de la cervecera Loriers, recuperan la receta de la Witbier y elaboran una cerveza a la que ponen el nombre de su ciudad: la Hoegaarden.

Así el 1 de Julio de 1966, Celis consigue su primera licencia como productor de cerveza y funda la Brouwerij Celis, que en 1978 renombra como De Kluis.

En 1985, la cervecera de Celis sufre un incendio, el seguro contratado por Celis cubre solo una parte de los daños y la belga Interbrew, (más tarde InBev), se ofrece aportar el capital necesario para reflotar la empresa a cambio de un 45% de la misma.
Ciertos "retoques" en la receta original para hacerla más comercial y otras propuestas que no agradan a Celis hace que este venda el resto de su empresa a Interbrew y funde la Celis Brewery en Austin, Texas, empresa gestionada por su hija Christine.

En el año 2002, la Michigan Brewing Company adquiere las instalaciones y la marca de Celis y continua con la elaboración de entre otras, la Celis White, cerveza que se precia de seguir la receta original de Celis.


(+)

2 comentarios:

Delirium dijo...

Precisamente hablé de la Witbier en mi último (y programado) post.

Pero no es eso lo importante. Lo importante es que de mis vacaciones me he traído (y tengo en la nevera) una Celis White. Que aún no he probado pero desde luego no tardaré en hacer y comentar.

Un saludo!

Iker dijo...

Yo si que la he probado, y aunque está buena, prefiero otras como por ejemplo la Blanche de Namur, o la Troublette.