viernes, 20 de marzo de 2009

Siguen las catas

El pasado viernes tuvimos una nueva edición de nuestra Ronda de Catas, el grupo de asistentes se consolida y se amplia, en esta última contamos con una docena de participantes que mostraron su intención de seguir asistiendo a las próximas catas, hecho que me llena de "orgullo y satisfacción" ;-)

De nuevo tres horas de charla agradable compartiendo buenas cervezas, probando nuevos estilos con cervezas llegadas de diferentes partes del globo. Además de las Primator checas que ya están en Barcelona gracias a Max, pudimos probar unas excelentes IPA italianas que encontré en Barcelona Degusta, unas fantásticas Dunkel alemanas, la Estrella de Navidad gallega y algunas cervezas belgas. La "sorpresa" de la jornada fue una Gueuze que no acabo de convencer a todos los asistentes... tiempo al tiempo.

3 comentarios:

Pivní Filosof dijo...

Desde ya, felicitaciones por la exitosa iniciativa!
El otro día estuve en una cata comparativa de Baltic Porter, para abrir el "apetito" tomamos una Cantillon 50°N 4°E, una lambic madurada dos años en barriles de cognac. Impresionante!
Me imagino las caras de algunos de los presentes cuando probaron la Cuvee Rene (si puedo ver bien la foto). No es una cerveza para principiantes

Pepet dijo...

Felicitaciones por esta buena iniciativa.

La Weltenburger que se ve en el centro de la mesa parece ser la Barock Dunkel. ¿Estoy en lo cierto? Es una cerveza que cada vez me gusta más. Lástima que no corran por aquí su recomendable Dunkel Weissbier o la Winter-Traum. Me parece que me quedan algunas de esta última. Si es por una buena causa, no me importaría cerderla para el goce y disfrute del personal.

¿Crees que se atreverían con una Aventinus? ¡Aún recuerdo la cara de un conocido coundo se acabó la botella!

¡Por y para el fomento del buen lúpulo!

Pep.

Andrés dijo...

Si Max es la Cuvee René efectivamente, no es una cerveza para principiantes, pero en mis catas me gusta reservarme una sorpresa para que los no iniciados puedan ver hasta donde puede llegar una cerveza, para "abrir horizontes". En la penúltima cata la sorpresa fue una Scheldebrouwerij Oesterstout...

Pepet acertaste, después de las checas puse una Weltenburger Barok Dunkel, una cerveza sensacional y que desde hace mucho tiempo nunca falta en casa. El año pasado ganó la medalla de oro a la mejor Dunkel, muy merecidamente, en mi opinión.

Salud, Andrés.