jueves, 10 de diciembre de 2009

Cerveza y salud cardiovascular

Si bien es sabido que el consumo abusivo de alcohol puede tener efectos nocivos sobre la salud, cada día se dispone de nuevas evidencias científicas sobre los efectos beneficiosos del consumo moderado de bebidas fermentadas sobre la salud cardiovascular.
Desde los trabajos realizados por el Dr. Keys, numerosos investigadores han ratificado que el consumo moderado de bebidas con contenido alcohólico mejora la salud cardiovascular. Y, aunque en principio los efectos positivos parecían observarse en todas las bebidas con contenido alcohólico, en los últimos años ha surgido una nueva línea de investigación que apunta que las bebidas fermentadas -cerveza, vino o sidra- podrían tener beneficios adicionales sobre la salud cardiovascular, por su contenido en antioxidantes naturales, entre los que destacan los polifenoles. (Di Castelnuovo A, Rotondo S,Iacoviello L, Donati MB, De Gaetano G. Metaanalysis of wine and beer consumption in relation to vascular risk. Circulation. 2002; 105(24):2836-44).
Por esta razón, los especialistas han empezado a diferenciar entre las bebidas destiladas de alta graduación y las bebidas fermentadas, que además de tener un bajo contenido alcohólico mantienen las propiedades de sus ingredientes naturales.
En el caso de la cerveza, diversas investigaciones han demostrado que su consumo moderado tiene efectos antiinflamatorios, puede aumentar de forma significativa los niveles de colesterol HDL y participa en la protección del organismo frente a enfermedades cardiovasculares. (Bobak M, Skodova Z, Marmot M. Effect of beer drinking on risk of myocardial infarction: population based casecontrol study. British Medical Journal. 2000; 320(7246):1378-9).

Cerveza y Salud