viernes, 26 de febrero de 2010

La Ronda: Alabanzas apresuradas


Bueno parece que La Ronda sigue adelante, tras superar unos meses difíciles, esta vez han sido los amigos de Hipos Urinatum los que invitan a una nueva edición, con un tema que me ha parecido de los mas complicados hasta la fecha. Vamos con su propuesta:

¿Alguna vez habéis probado alguna cerveza por primera vez, que en el momento os pareciese una casi completa perfección, a la que más adelante hayáis dado una segunda cata y vuestros pareceres ante esta cerveza hayan disminuido sustancialmente? No me refiero a que la segunda vez os parezca una mala cerveza, sino que no haya llegado a los niveles épicos que alcanzó en vuestro primer paladeo, cuando incluso os atrevisteis a ponerla en vuestro top 5 personal.

Bueno, he de decir que no me impresiono fácilmente, sobretodo con una cerveza. Quizá hace algunos años hubiese tenido alguna buena respuesta para esta Ronda, pero por desgracia mi memoria no alcanza a tanto. Últimamente no he probado nada nuevo que mereciera entrar en mi top 5 personal, salvo quizá la Rasputín de De Molen, pero esta no me decepcionó en las siguientes ocasiones que la he probado.

De las cervezas de los últimos años, la que más se ajusta al enunciado de esta Ronda sería quizá la Epidor, de Moritz. Cuando la probé por primera vez, desnuda, aún sin etiqueta propia en el salón Barcelona Degusta del año pasado, me pareció una buena cerveza, no para entrar en mi Top 5 personal, ni mucho menos, pero si mucho mejor de lo que me ha parecido meses después cuando la he vuelto a encontrar ya comercializada... Tanto es así que aveces me pregunto si se trata de la misma cerveza.