martes, 14 de septiembre de 2010

El cultivo del lúpulo es rentable

Isabel Herrera
Diario El Mundo


Según explican en la zona, el lúpulo ha sido tradicionalmente una fuente de ingresos secundarios. "Te daba para ganarte un sobresueldo, yo me acuerdo que aquí la mayoría de las familias pues decía con lo que me da esa tierra me compro un sofá, o una televisión, o un microondas... y claro, te lo comprabas aquí en la comarca, no ibas a León a buscarlo, y eso era riqueza que que-daba en la zona y que se notaba". Lo cuenta Santos Llamas, presidente del Grupo de Cultivadores del Lúpulo y vecino de Villanueva de Carrizo. Todo eso, esa riqueza que llegó a Carrizo de la Ribera y alrededores, se perdió hace ya más de una década cuando el precio del lúpulo se estancó y dejó de ser rentable.

"Era otro contexto, el campo, y sobre todo este cultivo, exige mucha dedicación, y entonces había otras salidas y la gente joven iba hacia ellas porque el lúpulo valía poco", pero parece que el cuento ha dado otra vuelta "y ahora los jóvenes tienen menos posibilidades de acceder a un puesto de trabajo y además hace tres años el lúpulo registró una subida en el precio del 40%, de modo que vuelve a verse atractivo".

Ahora sí, el lúpulo vuelve a ser rentable, "muy rentable", asegura José Antonio Magadán, director técnico de la SAE Fomento del Lúpulo. "Lo dicen los números, estamos hablando de que el año pasado los ingresos brutos por hectárea fueron ligeramente superiores a 9.000 euros, es el primer cultivo en ingresos brutos por hectárea de la provincia de León".

Eso sí, la rentabilidad está sujeta a la tradición del cultivo. Es decir, trabajar el lúpulo requiere una serie de instalaciones que es necesario amortizar, por eso para iniciarse en esta actividad hay que tener claro que va a ser por muchos años. Según los estudios realizados por Fomento del Lúpulo, una explotación nueva que tenga que comprar maquinaria tendrá que contemplar trabajar una extensión de unas 25 hectáreas para que se rentabilice al máximo esa inversión.



(+)