miércoles, 9 de febrero de 2011

La guerra silenciosa

"Poco después de un mediodía ardoroso, luego de dos cuyes con hierbabuena y regados con buena cerveza, compartimos la siesta en una hamaca de su huerta. Enardecidos por el aire cálido y el rumor de los grandes árboles, en el vaivén de la hamaca nos enredamos."

La guerra silenciosa. Juan Gonnzález Soto.