miércoles, 8 de junio de 2011

Marketing

Gacetilla Cervecera núm V. Junio 2011.

EDITORIAL

Si nos preguntaran por cuatro o cinco cervezas elaboradas por pequeñas fabricas extranjeras que nos vengan en este momento a la cabeza, seguramente en la lista podríamos encontrar a la danesa Mikkeller, la holandesa De Molen, la italiana Baladin o alguna que otra americana como Flying Dog. Cervezas habituales en la mayoría de tiendas especializadas. Apostaría que en esta lista mental estaría sin duda presente la escocesa Brew Dog.
Creada en abril del 2007 por Martin y James, dos jóvenes emprendedores que han convertido su empresa actualmente en la mayor cervecería independiente de Escocia, hasta el punto que han tenido que llegar a un acuerdo con Meantime para elaborar en sus instalaciones londinenses sus cervezas 77 Lager y Zeitgeist.
Entonces ¿cómo es posible que en tan solo cuatro años desde su fundación Brew Dog tenga previsto para finales de año las obras de sus nuevas instalaciones?. Parece algo increíble. Esto es posible principalmente porque elaboran buena cerveza, naturalmente. Pero, ¿es suficiente tener una amplia y potente gama de cervezas, o apostar desde el inicio por recetas transgresoras, nombres originales o cuidar al máximo el diseño de sus etiquetas?
Sin duda su gama de productos cuentan con cervezas de calidad como la Punk IPA, la Paradox, o la 5 A.M. Saint, cervezas que recorren un amplio abanico de estilos con el toque personal e innovador de esta marca. Pero es a finales del 2009 cuando inician una mediática carrera para elaborar la cerveza con más graduación del mercado, presentando una edición limitada de cervezas bautizadas como Tactical Nuclear Penguin. Esta cerveza alcanzó un 32% de graduación alcohólica con lo que consiguieron superar el récord que ostentaba, hasta el momento, la cerveza alemana Schorschbraer con el 31%. Meses más tarde como consecuencia de la presentación de la Schorschbock 40, con un 40 % de alcohol, sacaron al mercado una nueva cerveza, la Sink The Bismarck! que cuenta con un 41% de alcohol, sólo un 1% más que la Schorschbock 40, con lo que conseguían otra vez tener el récord mundial de la cerveza con mas graduación del mundo.
No satisfechos con este récord crean una de las cervezas más caras del mundo y actualmente la de una graduación más alta, la “The End of History and the Last Man” de la que solo aparecieron 12 botellas. ¿Que pensáis de usar cuatro ardillas, siete comadrejas y una liebre para revestir las botellas de esta cerveza?. El elevado precio y sus 55% de ABV quedan en segundo plano. Y no contentos este pasado mes de abril han lanzado su última edición especial, aprovechando el filón mediático de la boda real inglesa, la Royal Virility Performance, una IPA de 7.5% ABV que contiene Viagra y otra serie de ingredientes afrodisiacos como el chocolate en una edición limitada de solo 40 botellas de esta cerveza a la venta a través de su web solo para ciudadanos británicos, y de la que han enviado varias unidades al príncipe William.
Si extrapolamos la situación a la vivida aquí en estos últimos 4 años, no encontraríamos ningún punto de comparación posible. Han aparecido nuevas cerveceras, pero en la mayoría de los casos han apostado por pequeños equipos de elaboración y producciones a pequeña escala, y por crearse un mercado de proximidad, sin ayuda de grandes campañas publicitarias ni jugando la carta de un marketing agresivo. Su estrategia va más bien encaminada al contacto directo con el consumidor. Pero, ¿cuál es la estrategia acertada?. Es una buena pregunta. ¿Qué pensaríamos si un elaborador de aquí sacara una cerveza de 40 grados o cubierta con alguna piel de animal? ¿Lo criticaríamos? ¿Nos parecería lícito o simplemente una jugada mediática totalmente reprochable?
Seguro que no solo hay un camino correcto y la elección dependerá si se antepone la búsqueda del éxito inmediato aprovechando la coyuntura de un mercado en expansión a la satisfacción por ir creciendo día a día con un trabajo honesto. Siempre hay quien busca que se hable de ellos y, en este caso, lo han logrado.. ¿Habrían conseguido este crecimiento sin recurrir a estas estratagemas publicitarias? Vosotros tenéis la última palabra.

(+)