jueves, 14 de junio de 2012

Cervezas suaves y algunas combinaciones

Por Igor Oyarbide
Calvin’s Beer


Cervezas Lager suaves como las que pueden ser el estilo Dortmunder Export o una Helles, son cervezas menos lupuladas que las Pilsner y hace que podamos jugar con esta diferencia a la hora de maridar. Algo tan sencillo pero a la vez tan rico como un huevo frito (o dos si preferís...), va muy bien con una cerveza de este tipo. La yema del huevo deja una lámina de grasa en la boca y tapa las papilas gustativas haciendo que no podamos distinguir los aromas complejos de algunas bebidas, tal y como pasa con el vino.

Las cervezas suaves ayudan a limpiar la boca, cosa que a la vez nos permite disfrutar de los sabores de esta bebida. Otro plato sencillo y muy recurrido que no necesita de mucho tiempo para preparar pero que no por eso nos gusta menos, es el pan con tomate, aceite y sal. La acidez del tomate junto a la sal hace ideal el maridaje con estas cervezas.
En el caso del marisco salimos beneficiados también si nos decantamos por una cerveza de este tipo, una Münchner Helles de Paulaner por ejemplo, ya que las características de estas cervezas respetarían los sabores delicados, pero al mismo tiempo fuertes y penetrantes, que tienen estos alimentos.

El Cous-cous, las ostras o una paella de marisco también harían sus delicias con una Bamberg Helles o Hofbräu Original. Por último, aunque ya se comentó en otro número de la Gacetilla, no está de más recordar que cualquier tipo de ensalada va muy bien con las cervezas que hemos mencionado.

(+)