miércoles, 10 de agosto de 2011

Día 0: Planificando mi cerveza (iii)

Recetas e ingredientes

Una vez tenemos claro el sistema que vamos a utilizar (en nuestro caso el "Todo grano") el siguiente paso será elegir el tipo (estilo) de cerveza que queremos elaborar.

De entre las tres familias de cervezas conocidas, a saber: Ales, Lagers y Lámbics, descartaremos para comenzar las lámbics, y entre las otras dos nos quedaremos con las ales. Las cervezas de baja fermentación o lagers precisan de unas condiciones de temperaturas que son más difíciles de conseguir con nuestro clima, y por lo tanto generalmente necesitaremos contar con un equipo de frío que no trataremos en este manual.

De entre las ales, podemos elaborar prácticamente cualquier estilo, pero de nuevo recomiendo comenzar por aquellos estilos que nos presenten menos dificultades.

¿En que nos basaremos para esta primera elección? Bueno, la mayoría de los kits todo grano de iniciación vienen acompañados generalmente con la receta de una Pale Ale, es una cerveza que podemos elaborar mediante infusión simple. Una IPA (o una APA si preferimos los estilos americanos), serán también una buena elección para comenzar. Como regla general recomendaría comenzar por una ale pálida, dejando para más adelante el uso de maltas mas oscuras.

Otro posible método para elegir nuestra primera receta es comenzar viendo de que ingredientes disponemos. De maltas, lúpulos y levaduras podremos encontrar prácticamente de todo tipo, al cuarto ingrediente, el agua, es el ingrediente al que se suele prestar menos atención al comenzar... craso error. Cada estilo de cerveza precisa de su propio tipo de agua. Los cerveceros profesionales tratan el agua generalmente con un proceso de ósmosis inversa antes de la elaboración consiguiendo un liquor apropiado para el estilo que van a elaborar. Nosotros no podemos permitirnos esto, así que lo más sencillo es comprobar que tipo de agua tenemos y a partir de aquí elegir un estilo de cerveza adecuado o bien comprarla envasada, estas tienen su composición en el etiquetado.

Sobre el agua hay mucho que decir, os recomiendo para comenzar este interesantísimo artículo de Ginger Wotring del BJCP, que traduje el año pasado en este blog.

Una vez tengamos claro el estilo que vamos a elaborar, compraremos el resto de ingredientes en nuestra tienda cervecera preferida, basta con usar San Google, comparar precios y quedarnos con la que más nos interese.